ESCRITOS >> Notas | Poemas | Preguntas y respuestas | Calendario de las lecciones | Bibliografía UCDM


El Perdón

Me maravillo ahora al darme cuenta de la bondadosa inteligencia del Perd贸n.

Veo c贸mo el Curso nos habla de ello a nosotros, la mente dormida, la mente que sue帽a y no lo sabe. La mente que en su sue帽o ve 'pecados', a veces cometidos por 'otros' a veces cometidos por 'mi', pero la noci贸n de pecado impregna nuestro sue帽o de locura porque la ecuaci贸n del ego ha de contener la culpa como una constante ineludible.

La culpa con su inseparable amigo, el miedo, son nuestros fieles compa帽eros en esta aventura de ser individuos y de creer que lo imposible se ha logrado, de creer que logramos crear en contra de la ley b谩sica de Dios, la Unidad.

Y ahora, padeciendo las consecuencias de lo que no ha sucedido, necesitamos una correcci贸n que nos devuelva la cordura.

El Perd贸n es la respuesta...

El perd贸n es el camino en etapas que nos prepara para aceptar la Expiaci贸n.

Pero el perd贸n nos resulta un concepto incomprensible, como un koan concedido por un maestro amoroso con la intenci贸n de romper en mil pedazos el monolito de nuestra mente discursiva, de nuestra l贸gica lineal, de nuestra servidumbre del tiempo.

El ego tiene el monopolio de nuestra mente, la ha abducido haciendo que la visi贸n de la culpa parezca natural y que, por tanto, el miedo parezca la consecuencia inevitable de la condici贸n humana.

El ego genera la ilusi贸n hipn贸tica de la separaci贸n y hace que parezca nuestra realidad. Y el hechizo se mantiene mientras creemos que somos tiempo, mientras sostenemos esta creencia en el tiempo, esa linea que define lo que somos como la consecuencia de lo que fuimos, esa linea que afirma que tuvimos un comienzo y tendremos un final, y que cuelga en el momento de nuestro nacimiento un reloj sobre nuestro cuello que cuenta los limitados instantes que nos han sido concedidos para ser.

Pero el bendito perd贸n no sabe del tiempo. No puede practicarse all铆 donde 茅ste rige, ni puede entenderse como un gesto hacia 'otro' que ha pecado y que, por tanto, ha sido declarado culpable.
El perd贸n es la disponibilidad a recocer que yo soy este Instante en su totalidad, la invitaci贸n a que acepte que este instante est谩 fuera del tiempo, y a la aceptaci贸n plena de todo lo que contiene, la visi贸n de mi inocencia en ese espejo que son los ojos de mi hermano.

El perd贸n me muestra la maravilla que el Coraz贸n ve cuando los sonidos del mundo se acallan... dos eternos reci茅n nacidos que se reconocen en este instante m谩s all谩 del tiempo.

隆Esto es la sublime belleza de la Libertad!


Autor:  Susana Oritz | 26/2/2015    

Compártelo en:
Ver todas las notas

QUIENES SOMOS
Susana Ortiz
Paco Mingorance
UN CURSO DE MILAGROS
驴Qu茅 es UCDM?
Encuentros grupales
Sesiones individuales
Encuentros grupales ONLINE
ESCUELA DE DISCERNIMIENTO EVENTOS
Próximos eventos
Actividades regulares
MULTIMEDIA
V铆deos
Audios
Meditaciones
ESCRITOS
Notas
Poemas
Preguntas y respuestas
Calendario de las lecciones
Bibliograf铆a UCDM
CONTACTO

 
Desarrollo web - Francisco Mingorance | Hosting - 2gre2 Network